El pasado 10 de Agosto tuvimos la suerte de representar «Las tres perfectas casadas» en Bicorp. Y digo suerte porque los días anteriores a la actuación fueron un cúmulo de contratiempos que a punto estuvieron de hacernos suspender la sesión. Rafa, nuestro «Gustavo Ferrán» lo expresó perfectamente en un mensaje que nos envió a todo el grupo y que consiguió emocionarnos:
«…Porque más allá de si la actuación estuvo mejor o peor, el sábado se estableció una conexión especial con el público. Un público que llegó tarde, frío y distraído, pero que se enganchó con la obra y se emocionó con ella y nos jaleó y aplaudió desde el patio de butacas como sólo pasa las veladas que se produce la magia. Quiero daros las gracias a todos y todas las que de algún modo lo habéis hecho posible por permitirme vivir momentos como ese. A riesgo de pecar de injusto quiero agradecer especialmente a Marta y Mario (nuestro jovencísimo equipo técnico) y a Ángela que nos grabó en vídeo. Por último expresar mi agradecimiento especial y mi admiración a Ángel, que construyó su personaje con la rodilla hecha cisco; a Laura, que en un tiempo récord ha creado una Leopoldina fabulosa; a Valentín, que convaleciente y sin poder sentarse en una jornada maratoniana que yo no habría resistido nos regaló su Javier; y a nuestro Javier, actor, director y auténtico motor del grupo, cuya fe inquebrantable y energía sin límites nos llevó hasta Bicorp. Yo hubiera tirado la toalla al tercer o cuarto contratiempo que nos puso el Dios del Teatro.»